Bon Preu se equipa con carretillas de Li-Ion

Los supermercados Bon Preu han incorporado a su flota un total de 81 carretillas eléctricas de Li-Ion de Jungheinrich, entre las que hay 6 retráctiles ETV, 20 preparadoras horizontales ECE, 30 transpaletas eléctricas ERE y 25 transpaletas eléctricas EJE.

 

Esta empresa catalana de carácter familiar se fundó en 1974 y cuenta con más de 200 establecimientos en el territorio catalán. En marzo de 2017, Bon Preu inauguró un almacén en Balenyà (Barcelona), desde donde se preparan y expiden productos refrigerados a todos sus supermercados.

 

Para su nuevo almacén, Bon Preu buscaba una tecnología sostenible, limpia y eficiente, que redujese los riesgos medioambientales y laborales y, también, le permitiese ahorrar en costes y espacio. La mejor solución para cubrir sus necesidades se la ofreció Jungheinrich, que es el único proveedor que ofrece carretillas, baterías de iones de litio y cargadores totalmente desarrollados in-house y de una sola mano. El hecho que un proveedor único pueda ofrecer toda la tecnología para la intralogística de un almacén garantiza una comunicación perfecta y eficiente entre todas las partes y una larga vida útil del producto.

 

La flota de carretillas de Jungheinrich en el almacén de Bon Preu está compuesta por transpaletas eléctricas ERE que se utilizan para preparar cajas de fruta en la zona de picking y crossdocking, transpaletas eléctricas EJE que trabajan en las líneas y muelles, retráctiles ETV que se usan en la zona de estanterías del almacén y transpaletas eléctricas ECE que preparan productos envasados. La solución que Jungheinrich ofreció a Bon Preu fue una flota de carretillas totalmente equipada con la tecnología Li-Ion para poder cumplir con todos los retos que la empresa catalana se había marcado.

 

Las baterías de iones de litio tienen un consumo energético reducido, por lo que su grado de rendimiento total es mucho más alto que el de las baterías de ácido plomo. Además, las baterías de iones de litio de las carretillas elevadoras no necesitan mantenimiento porque las celdas que las componen están totalmente encapsuladas. Esto impide que se realice un manejo incorrecto de éstas, ya que no necesitan relleno de agua y se evita la emisión de gases tóxicos.

 

Por otra parte, las baterías de iones de litio admiten el biberonaje, lo que significa que se pueden realizar cargas parciales de las baterías en cualquier momento sin que afecte el “efecto memoria” y sin que se produzca la degradación que sufren las baterías de ácido-plomo. La tecnología de iones de litio, además, no requiere salas de carga, con lo que el nuevo almacén de Bon Preu ha podido ahorrar mucho espacio en sus instalaciones.

 

Así pues, con la adquisición de una flota de carretillas con tecnología de iones de litio, Bon Preu ha podido ahorrar costes y aumentar la disponibilidad de sus carretillas. La práctica del biberonaje (las cargas intermedias) ha permitido agilizar y optimizar los procesos intralogísticos en su almacén de Balenyà. Por otra parte, la empresa ha logrado aumentar substancialmente su ahorro energético a la vez que protege el medio ambiente con el uso de una tecnología puntera y limpia. Por último, y gracias a la reducción y supresión del cambio de las baterías de las carretillas, se han minimizado los riesgos de accidentes humanos por manipulación de baterías o realización de tareas de mantenimiento.

Pie de foto: Carretillas con tecnología de iones de litio cargándose en el almacén de Bon Preu, en Balenyà (Catalunya).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *