El ciclo de vida de las carretillas

Diariamente se utilizan más de 10 millones de carretillas en el mundo. Gran parte de ellas realizan más de un turno diario, por lo que la reducción del consumo de energía, es fundamental para las empresas, tanto en el aspecto financiero, como en la repercusión medioambiental.

Numerosas empresas están llevando a cabo evaluaciones de los ciclos de vida de sus carretillas a través de exámenes basados en estándares como la ISO 14040 y 14044 (realizados por examinadores independientes). Las evaluaciones de los ciclos de vida consisten en la realización de análisis sistemáticos de los efectos e impactos de los productos sobre el medio ambiente en las etapas de fabricación, uso y reacondicionamiento de carretillas. Este tipo de evaluaciones se puede llevar a cabo tomando como referencia diversas variables, aunque las emisiones de CO2 son, actualmente, el único indicador sostenible, comparable y controlable que se puede utilizar.

Para llevar a cabo este análisis, las empresas deben realizar una comparación entre los segmentos de productos con diferentes usos, propiedades y combustibles. Los portafolios de las empresas deben ser divididos en varios grupos, cuyas características técnicas y aplicaciones puedan ser comparables. Las evaluaciones, tal y como se ha mencionado anteriormente, incluyen las fases de fabricación, uso y reacondicionamiento. En la ilustración 1 se muestran las diferentes etapas que deben ser analizadas para conocer las emisiones totales de dióxido de carbono.

esquema-ciclo-de-vida

Ilustración 1. El proceso de evaluación del ciclo de vida de las carretillas.

 

Para realizar el cálculo de las emisiones de CO2 durante estas fases se deben conocer los valores individuales de cada una de las acciones para después sumarlas. En algunos casos se deberán aplicar factores de conversión para hacer la equivalencia entre diversas fuentes de energía (como electricidad o diésel, por ejemplo) y la correspondiente emisión de dióxido de carbono por unidad determinada.

La fase de uso siempre tendrá valores muy superiores a las otras fases del ciclo de vida de las carretillas. En segundo lugar, se encontrará la fase de fabricación y por último la fase de reacondicionamiento. En cuanto a los combustibles que más emisiones de CO2 generan, cabe destacar los siguientes datos:

 

1 kilogramo Diésel = 3.18 kg CO2

1 kilogramo de GLP = 3.26 kg CO2

1 kilogramo de Gas natural = 2,79 kg CO2

 

Así pues, la evaluación del ciclo de vida de las carretillas tiene como principal finalidad analizar las emisiones de CO2 en un marco de evaluación que contenga diferentes segmentos de productos y servicios comparables. Esta evaluación se debe realizar mediante el cálculo de todos los flujos de entrada y de salida de los materiales en las distintas fases, y el posterior análisis del efecto de estos flujos en el medio ambiente. Además, este marco también debe especificar qué elementos no se incluyen en el estudio, así como la descripción de los flujos de entrada y de salida para las distintas fases que se vayan a calcular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *