Mantenimiento y cambio de una batería de ácido-plomo

Para conservar en buen estado las baterías de ácido-plomo y mantener su máxima capacidad durante toda su vida útil, este tipo de acumulador requiere un mantenimiento continuo. Se deberá tener especial cuidado en la carga de las baterías, habrá que evitar la excesiva descarga de éstas, se tendrá que comprobar y ajustar periódicamente el electrolito y realizar una limpieza de las conexiones eléctricas externas del acumulador. Además, este tipo de baterías deben ser sustituidas, aproximadamente, cada 1200 ciclos, y es importante realizar el proceso de cambio de baterías correctamente para no dañar el acumulador y proteger la seguridad del operario.

 

Comprobación nivel de electrolito

La reducción del nivel del electrolito líquido tiene diversas causas, y es importante realizar una comprobación periódica para determinar si éste está en su nivel óptimo. El electrolito es la sustancia que permite la migración de electrones entre los electrodos, y la evaporación de éste puede ser ocasionada por el calor del ambiente, por las altas temperaturas que adquiere la batería en su interior y, también, por el calentamiento que provoca la corriente al conectarse la batería a la electricidad. Los principales tipos de electrolito son el electrolito líquido (que necesita mantenimiento y relleno de agua) y el electrolito gelificado (que no necesita mantenimiento ni relleno). Un nivel bajo del electrolito provoca un impedimento a la hora de cargar la batería porque los electrones no se pueden mover a través de éste de manera eficaz, y si se trata de arrancar la carretilla con un nivel de electrolito bajo se provoca el deterioro anticipado de las placas de los electrodos.

Normalmente, la comprobación del nivel del electrolito es muy sencilla puesto que la batería cuenta con marcas que indican los niveles de “Lleno” o “Vacío” para que el operario pueda saber el estado de carga de la substancia.

 

Mantenimiento del electrolito: el relleno de agua

El relleno de agua de las células individuales de las baterías de ácido-plomo es una tarea sencilla pero que se debe hacer de manera cuidadosa. En primer lugar, cuando se procede al relleno de agua se deben llevar guantes y gafas para evitar que el ácido del electrolito provoque quemaduras en la piel o entre en contacto con los ojos. Para rellenar el agua, las baterías de ácido-plomo tienen varias células individuales a las que se puede acceder al desenroscar los tapones de la parte superior del acumulador. A través de estos tapones se pueden rellenar las celdas con agua destilada y a través de un embudo plástico limpio, teniendo siempre controlada la marca del nivel máximo de llenado para evitar el derramamiento. Es muy importante tener en cuenta que nunca se deberán encender focos de ignición cuando las aberturas de acceso a las celdas se encuentren abiertas porque existe el riesgo de inflamación y explosión. Por otra parte, se recomienda no utilizar otra agua que no sea del tipo destilada, pues las sales minerales de otros tipos de aguas pueden influir en las reacciones químicas que se producen en el interior de la batería y deteriorar los electrodos.

bateria cambio y cuidados

Ilustración 1. Relleno de agua desmineralizada en la batería.

En algunos casos, las baterías pueden incluir un sistema de relleno centralizado de agua en el interior. Este tipo de sistemas contienen un indicador de paso (caudal) y un flotador que permiten el relleno de agua sin la supervisión del operador, ya que el propio sistema detecta el agua que hay que rellenar y el nivel máximo permitido. Con estos sistemas de relleno de agua centralizado, se necesita un depósito o bidón de agua desmineralizada que debe situarse a 3 metros de altura para que el agua descienda con la presión adecuada. Esa agua a presión circula por todo el circuito de tubos que rellenan cada uno de los vasos del acumulador hasta el nivel adecuado.

 

Cambio correcto de una batería

El proceso de cambio de baterías puede variar según el tipo de carretilla de la que se trate. En algunos modelos la extracción puede ser vertical (por la parte de arriba de la carretilla) o horizontal (por un lateral), mientras que otros sistemas tienen cavidades en la parte inferior para que se extraiga el acumulador con ayuda de una transpaleta. También se puede realizar el cambio con mesas de cambio estacionarias, a través de métodos de extracción con grúa o incluso se pueden realizar extracciones automáticas.

Para acceder a la batería de una carretilla habrá que abrir la puerta o cubierta que la protege. Una vez se ha accedido a ella se debe proceder a desenchufar la batería y quitar el seguro, cuya función consiste en mantener la batería fija en su sitio. A partir del desbloqueo del seguro, cada carretilla requerirá el empleo de un método diferente de extracción del acumulador energético. La técnica de extracción más común en las contrapesadas, debido al gran peso de las baterías de este tipo de carretillas, es retirar el acumulador de energía con una transpaleta que puede contar, o no, con un sistema de enganche en función de si el fondo del habitáculo es completamente cerrado o parcialmente abierto. Este método funciona de manera que, después de abrir la puerta que da acceso al habitáculo de la batería, se tiene que introducir la transpaleta por debajo del habitáculo. Si el fondo de la máquina es estanco, la transpaleta debe contar con un sistema de enganche que sea capaz de conectarse a la bandeja de la batería para, posteriormente, proceder a su extracción segura tirando de la propia batería. Finalmente, para colocar la nueva batería habrá que seguir los mismos pasos pero en sentido inverso: transportar la batería hasta la carretilla, introducirla en su habitáculo y poner el seguro que mantiene el acumulador inmóvil.

Vídeo 1. Demostración del proceso de cambio de la batería en una carretilla contrapesada con una transpaleta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *