La ergonomía en las carretillas elevadoras

El principal objetivo de la ergonomía es la adaptación del trabajo a las capacidades y posibilidades del ser humano. En el ámbito industrial, es importante fijar medidas que tengan como finalidad reducir los factores de riesgo ergonómico, ya que éstos pueden provocar lesiones en el lugar de trabajo. Entre los factores de riesgo ergonómicos se encuentran los factores de riesgo biomecánicos, de los que se pueden destacar los siguientes (CROEM, 2007):

  • El mantenimiento de posturas forzadas
  • La aplicación de una fuerza excesiva con grupos musculares determinados
  • Ciclos de trabajo con movimientos rápidos y repetitivos
  • Uso de máquinas/herramientas que transmiten vibraciones

En la conducción de carretillas la ergonomía tiene un papel fundamental porque los operarios las manejan durante muchas horas. Por esa razón, las carretillas deben ofrecer unas características ergonómicas excelentes y una seguridad óptima tanto para los trabajadores como para las empresas. Actualmente, las carretillas pueden integrar múltiples características y elementos ergonómicos para cubrir la demanda de calidad de vida laboral de hoy en día. Algunas de las novedades que integran las carretillas elevadoras, en cuanto a la ergonomía, son:

1.   Elementos reductores de vibraciones humanas. Las vibraciones humanas son aquellos movimientos oscilantes a los que está expuesto un conductor de carretillas. Este movimiento es consecuencia de la acción de fuerzas externas e internas y puede causar problemas osteomusculares, neurológicos y vasculares, además de fatiga, insomnio, dolores de cabeza y de afectar a la capacidad de rendimiento. Las vibraciones humanas de las carretillas de Jungheinrich son muy reducidas gracias a la cabina flotante que se sujeta en 4 bloques de caucho, lo que permite absorber las vibraciones y ofrecen un confort mayor.

2.   Palanca de mando central. Este mando se adapta perfectamente a la mano del operario, ya que está compuesto por cuatro actuadores de diferente longitud para cada dedo de la  mano. Al tener una palanca diseñada para cada dedo, se consigue un descanso completo de los dedos, la muñeca y el antebrazo (evitando posiciones antinaturales). Este tipo de palancas son ergonómicas y están situadas en una posición cómoda que permite controlar las funciones hidráulicas de la carretilla, elegir la dirección de marcha y pulsar el claxon para obtener un rendimiento máximo en la expedición de mercancías. También existen otras modalidades de mando (como el multipilot o duopilot) que son muy similares al joystick de los videojuegos y pueden ser más indicados para operarios jóvenes.

  Imagen 1: SoloPILOT

Imagen 2: MultiPILOT

3.   Cabinas más espaciosas con asientos regulables. Las cabinas de las carretillas más innovadoras tienen más amplitud para una mayor comodidad del operario y, además, permiten regular el asiento según el peso del conductor. Las diferentes variantes de asientos permiten que el cliente escoja el ideal para el tipo de tareas y aplicaciones que tendrá que llevar a cabo la carretilla en su almacén.

4.   Apoyabrazos regulable y con conector USB. Actualmente existen apoyabrazos que, con sólo presionar un botón, se pueden colocar tanto horizontal como verticalmente.

5.   Diferentes tipos de bandejas portaobjetos para colocar las carpetas, bolígrafos o botellas de agua, entre otras.

6.   Pantallas de TFT a todo color y con contraste que permiten manejar la carretilla fácilmente gracias a la simbología intuitiva y a su fácil lectura.

7.   Pomo del volante desplazado hacia la izquierda. Las carretillas que incluyen el pomo del volante en el lado izquierdo permiten que el volante quede a la misma altura que el brazo y, por tanto, sea más cómodo para el operario.

Imagen 3: Volante con pomo

Fuentes consultadas:

CROEM, 2007. Recurso disponible online en: http://www.croem.es/prevergo/formativo/1.pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *