La gestión de los residuos en la intralogística

En el contexto actual, la producción de residuos está en continuo aumento y, tal como expresa la ley 22/2011 de residuos y suelos contaminados, es importante conocer la diferencia entre las tipologías de residuos y entender el papel fundamental de la prevención en este ámbito. El concepto de prevención en la gestión de residuos se entiende como conjunto de medidas que se adoptan antes de que una sustancia se convierta en residuo y que evitan que finalmente acabe siendo así, reduciendo la cantidad de residuos y el impacto de éstos sobre el medio ambiente y las personas.

Al hablar de residuos se hace referencia a cualquier sustancia u objeto del cual su poseedor se desprenda o del que tenga la intención u obligación de desprenderse. En el sector de la intralogística, los residuos que más se generan son los residuos industriales, que son sustancias resultantes de los procesos de fabricación, transformación, utilización, consumo, limpieza o mantenimiento generados por la actividad industrial, excluidas las emisiones a la atmosfera (que están reguladas por la Ley 34/2007). Estos residuos industriales se pueden clasificar, a su vez, como residuos industriales peligrosos y residuos industriales no peligrosos según si éstos contienen sustancias nocivas que representan un riesgo para el medio ambiente o no.

Ilustración 1. Pictogramas de los residuos industriales peligrosos. Fuente: Ministerio de Agricultura, alimentación y medio ambiente del Gobierno de España.

El mantenimiento de las carretillas elevadoras es la actividad que más residuos industriales genera en el campo de la intralogística. Algunos de los residuos industriales peligrosos que se producen en esta fase son, por ejemplo: pilas, aceite hidráulico/motor, anticongelante, trapos sucios o baterías. Cada uno de estos residuos tiene su propio protocolo de actuación, es decir, un residuo peligroso deberá ser depositado en su contenedor correspondiente y habilitado, y se tendrán que seguir unas normas u otras según el residuo del que se trate. En cuanto a los residuos no peligrosos que se pueden generar se encuentran, entre otros, cables, papel y cartón, plástico, neumáticos o madera. De la misma forma que los residuos peligrosos, cada uno de estos desechos posee su propio protocolo de actuación.

Por último, y de acuerdo con la legislación vigente (Ley 22/2011), los residuos generados por la utilización de maquinaria en las instalaciones de una empresa son responsabilidad de dicha empresa porque es la productora del residuo. Aun así, el usuario de una flota de carretillas puede escoger si hacerse cargo o no de los residuos y, por tanto, tiene dos opciones:

  • Si la empresa dispone de contenedores habilitados, ésta puede depositar los residuos que se generen en sus respectivos contenedores.
  • En el caso que el cliente no quiera o no pueda hacerse cargo de los residuos, éste podrá optar por delegar esta gestión a la empresa responsable de su flota a cambio del abono de una ecotasa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *